No Los Marques…

Esta foto me trastornó. De verdad, mamás y papás, no marquen a sus hijos de manera negativa para el resto de sus vidas. No los hagan sentirse incompletos, infelices e imperfectos, y llevar estas inseguridades tatuadas en su cuerpo. Ellos todo el día absorben la forma en que ustedes los ven. La manera en que

Somos Swingers, Mi Esposa Y Yo

Verla así sobrepasa cualquier nivel de excitación. Dejarse tocar, su piel entregada a ellos mezclada con la mía, y el deseo que baila entre nuestros cuerpos. Silencio que rebota contra las paredes interrumpido por suspiros de placer. Sin miedos, sin secretos. Abiertos el uno a el otro para formar una energía plenamente sexual. Miradas cómplices

Mi Hijo Princesa

Todo empezó un viernes, después de ver la película Frozen por quinta vez, cuando mi hijo de 2 años y medio volteó y me dijo: “Mamá, quiero el vestido de Ana”. Supuse que estaba confundido. “Mi amor, tú quieres el traje de Kristoff, no el vestido.” Enojado contestó en su imperfecto español “no mamá, quiero

Perdí A Mi Bebé

No tengo ganas de nada. No me quiero mover. No quiero pensar. Quisiera poder dormir y seguir soñando que todo esto no pasó. Sin interrupciones dolorosas de la realidad. Sin tener que escuchar tantos consejos, tantas palabras “sabias” que ni imaginan lo que estoy sintiendo. Me siento sola en mi dolor, en mi duelo. Porque,