Mamá no me grites.

Siento que no hay nada más triste que ver a una mamá o papá gritarle a su hijo/a. Entiendo q hay que poner límites, y entiendo q a veces el cansancio nos hace perder la paciencia, pero nada justifica que se les grite. Excepto, claro, que su vida esté en peligro. Pero eso afortunadamente no suele suceder. Y veo a niños llorar del susto de ver a sus papás gritarles por tonterías. Por que no se visten rápido, porque no comen, porque no se duermen… Y cada grito queda grabado en los niños, aunque luego te sientas culpable y los abraces, los hagas reir y les compres regalos. Ese momento de grito, una, dos, o 10 veces al día, los aleja de ti. Creo q si necesitas tiempo para calmarte, mejor aléjate. Pero NO LE GRITES!

…Bueno, eso pienso y siento yo.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *