¿Me das un beso?

  
Los besos. Todo y nada.

“Dale beso a la bisabuelita”, “Dale beso a mis amigas, no seas grosero”, “Dale beso a tu prima y pídele perdón”.

¿Por qué tenemos que darle besos a todos como un acto obligatorio desde que tenemos 2 o 3 años?, ¿Por qué el beso es un símbolo de “educación”?, ¿Por qué hay señores que no pueden darle beso a sus mamás?, ¿Por qué hay hermanos que no se pueden dar un beso como saludo cada vez que se ven?, ¿Por qué hay papás que saludan a sus hijos de mano en vez de un beso?

¿Qué pasa?

A dónde se van todos esos besos reales que recibimos desde que nacimos. A dónde se va ese deseo de besar y ser besado. Esa expresión desbordante de amor. ¿Por que se disuelve y se esconde?

Hombres maduros que no pueden besar a su mamá…no es culpa de ellos, es culpa de la mamá. Que en algún momento, entre tanta educación, desapareció el vínculo. El deseo de estar con mamá, de abrazarla y besarla. Se raspó tanto la relación en el camino, que ahora es casi como saludar a un extraño o a una persona que te desagrada. Ese título de “gays” a los hermanos que de chicos sí tenían permiso de besarse y abrazarse, y ahora se limitan a un saludo serio, alejado. Porque así se ven más “hombres”, más “maduros”. Qué tristeza. Qué tristeza que las mamás permitan eso. Que permitan perder a sus hijos así. Que tristeza que la educación social haga que se alejen dos hermanos que de chicos no tenían barreras emocionales entre ellos.

¿Y entre hermanas? ¿Entre padre e hijo? ¿Entre amigos?

El beso entonces, ¿dónde queda cuando creces? ¿En un símbolo de educación para familiares y un símbolo de amor para amantes? Dónde queda todo ese amor que se puede transmitir con besos a TODOS. A papá, mamá, hermanos, hermanas, primos, amigos, tíos. Saludar y besar es ahora una costumbre que se hace de manera inconsciente y obligatoria. Sin contenido emocional real. De hecho mucha gente sería feliz si se cancelaran los besos a gente como abuelos, tíos, primos, amigos… Si se limitara a hijos y esposos. Sobrinos tal vez. Muchos sentirían alivio. Ya no tienen que andar juntando su cachete con el de otros nada más para parecer educados. Ya no tienen que perseguir a los hijos para que den un beso obligatorio a todos en la casa de la abuela.

¿Qué pasaría si los besos fueran libres? Si los pudieras dar sólo a los que realmente quieres besar. ¿A quién sería? ¿Cuando se lo darías…al principio, al final, en medio, todo el tiempo? ¿Por qué?

¿Qué sentirías a tus 60 años si tu hijo no te pudiera dar un buen beso? ¿Qué sentirías si vieras que tus hijos, mujeres o hombres, no pudieran besarse ni demostrarse afecto entre ellos.” Y qué pasaría si te digo que todo esto es tu culpa. Que tu les enseñas a tus hijos el valor del beso. Y que está en ti si este valor prevalece en su vida o desaparece con los años.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *