Del Mamita Al…

Empiezo esa edad como mamá en la que mi hijo se siente con la libertad y auténtica personalidad de contestarme “AASHHHHHH” a todo lo que le digo. No es “ayyy mami”, ni “nooo maaaa”, o “mamita dame chance”…, NOOOO!!!, es “AASHHHHHH”. 

Entonces busqué en el diccionario materno esa palabra taaaan despectiva y encontré este significado:

“Sonido específico que sale normalmente de una persona que está “hasta la madre”; viene acompañado de el famoso ojo rodado hacia arriba, brazo cruzado y cabeza ligeramente aventada hacia atrás. Es, sin duda, un gesto total y absolutamente despectivo que se aplica de parte del hijo al padre o madre que le “estorba” en ese preciso momento.”

No sé dónde lo aprendió. No sé como sabe usarlo y lograr que se me enchine la piel y me convierta en semi-bruja. De repente siento que tengo un hijo de 18 años…¿WHERE DID MY BABY GO? A dónde se fue el “mami, porfis, mamita linda, maaaa…” Pues gone, totalmente. Pero TO-TAL-MEN-TE.

Funciona algo así:

Temperatura 5 Grados C. , 8:00 a.m, corriendo para llegar al coche e ir a la escuela.

– ¿Mi vida te puedes poner la sudadera? (Ilusa yo que pregunto en vez de dar órdenes)

– No quiero.

– NO ES PREGUNTAAAAAAA, PONTE LA SUDADERAAAAAAA AHORITITA. 

AAASHHHHHHHH

—– 

Martes 8:00 pm., luces apagadas, bañados y cenados. 

– Mi amor, por favor puedes dejar tu ipad, vamos a leer y dormir. (Ilusa yo que pregunto en vez de dar órdenes)

– ¡No!, me falta un partido.

– NO ES PREGUNTAAAAAAA, DEJA TU IPAD Y A LEER EN ESTE INSTANTEEEEE. 
– AAASHHHHHHHH.

——

Sábado 3:00 p.m., camino al restaurante.

– Chiquito, puedes por favor no comer dulces ahorita, vas a comer “comida” en 10 minutos. (Ilusa yo que pregunto en vez de dar órdenes)

– ¡No! Igual como bien, sí me los voy a comer.

– NO ES PREGUNTAAAAAA, DEJA ESOS DULCES EN ESTE SEGUNDOOOOO.

– AAASHHHHHHHH.

——- 

Creo y temo, que con el AAASHHHHHH viene una etapa escaladora de gestos y palabras compuestas de 3 o 4 letras intercambiables que indican lo molestos que podemos llegar a ser como papás. Todo indica que estos niños se creen cada vez más libres y podemos, de vez en cuando (o en mucho), estarles estorbando.

Así es, nada que hacer…y la verdad, AASHHHHHHH!!!

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *